28 diciembre 2009

¿Jesus Nacio el 25 de diciembre?


Jesús nació, vivió, murió y resucitó dentro de Eretz-Israel, y volverá allí poniendo Sus pies en el monte de los Olivos, y desde Jerusalem gobernará la tierra por mil años, como REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES. En este último tiempo, se estará experimentando un gran interés por la cultura hebrea, por las Fiestas de Dios dadas a Su pueblo, etc. Muchas personas están viniendo al conocimiento de Jesús El Mesías, así como vendrán miles de judíos a reconocerle como su Mesías y Salvador, Su amor nos unirá en perfecta armonía pues ambos somos Su pueblo (Efesios 4:14-16). En Jeremías 6:16) leemos: “Paraos en los caminos y mirad y preguntad por las sendas antiguas (raíces hebreas) cual sea el buen camino (Jesús) y andad por él, y hallaréis descanso a vuestra alma”. Al regresar a las raíces hebreas, entenderemos correctamente las Escrituras dadas por Dios a Su pueblo ya que muchas de las verdades bíblicas fueron quitadas. Por ejemplo, Roma cambió el calendario bíblico sustituyéndolo por el calendario solar o gregoriano, el cual esta lleno de nombres y creencias paganas que fueron adoptadas desde aquel tiempo, anulando así el conocimiento del tiempo de las Fiestas de Dios ordenadas a Su pueblo.

Hoy, vamos a leer sobre dos verdades que están dentro de las Escrituras:

·         El tiempo del engendramiento de Jesús

·         El tiempo del nacimiento de Jesús

ENGENDRAMIENTO DE JESUS
Según la enseñanza bíblica y el estudio de las Sagradas Escrituras Jesús fue sobrenaturalmente engendrado en María (en hebreo: Miryam) cuando el Espíritu Santo (en hebreo: Ruaj Ha Kodesh) hizo sombra sobre ella, esto sucedió durante la Fiesta de las Luces (Januka) que es conocida también como Fiesta de la Dedicación o Januka, la cual es celebrada por los judíos en el mes de diciembre y tiene una duración de ocho días. Para conocer el tiempo del engendramiento de Jesús El Mesías, leamos lo que Lucas 1:5,6 en adelante nos dice: “Hubo en los días de Herodes, Rey de Judea, un Sacerdote llamado Zacarías, de la clase de Abías; su mujer era de las hijas de Aarón, y se llamaba Elisabet. Ambos eran justos delante de Dios...”

Al leer en el Libro de 1ra. De Crónicas 24:10 que la clase de Abías era la octava clase, o sea el octavo grupo que tenía a su cargo el servicio en el templo. Guiados siempre por el calendario bíblico, el cual establece que el primer mes del calendario inicia entre marzo y abril, nos ayuda a ver claramente el tiempo exacto en que el Sacerdote Zacarías le tocó servir, siendo éste, la última semana de mayo. Fue en esta semana cuando fue visitado por el ángel del Señor, quien le anunció que su esposa, Elisabet, concebiría un hijo. Al concluir el tiempo de su servicio en el templo, Zacarías regresó a su casa, siendo en el mes de junio cuando ella quedó encinta.



Leamos ahora Lucas 24:-33: “Después de aquellos días concibió su mujer Elisabet y se recluyó en casa por cinco meses. Al sexto mes (diciembre) el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen y el nombre era Miryam.

Y le dice el ángel: no temas, porque has hallado gracia delante de Dios y ahora concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo y llamarás su nombre Jesús (Yeshua).

Entonces Myriam dijo al ángel: ¿Cómo será esto? Pues no conozco varón. Respondiendo el ángel le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra por lo cual también el Santo ser que nacerá será llamado HIJO DE DIOS”


En Lucas 1:36 y 37, leemos: “El ángel le dice a Miryam: He aquí tu parienta Elisabet, ella también ha concebido hijo en su vejez y éste es el sexto mes para ella (diciembre), la que llamaban estéril; porque nada hay imposible para Dios. Entonces Miryam (María) dijo: He aquí la sierva del Señor hágase conmigo conforme a tu palabra y el ángel se fue de su presencia. Fue en ese preciso momento en que Miryam quedó encinta, cumpliéndose así la profecía de Isaías 7:14, que dice: “Por tanto el señor mismo os dará señal: HE AQUI QUE LA VIRGEN CONCEBIRÁ, Y DARÁ A LUZ UN HIJO, Y LLAMARÁ SU NOMBRE EMANUEL(Dios con nosotros). Vemos pues, Miryam quedó embarazada o encinta al sexo mes de su parienta Elisabet, el cual corresponde al noveno mes del calendario bíblico, que es el mes de diciembre, según el calendario romano (gregoriano)”

En el mes de diciembre se celebra una fiesta judía que se llama Fiesta de la Dedicación o Fiesta de las Luces, o mejor conocida como la Fiesta de Januka. La Janukilla o candelabro que se utiliza en esta fiesta tiene nueve brazos, en donde se colocan nueve luminarias (o velas). Con el brazo central, que recibe el nombre de Shamesh (siervo) ya encendido, se inicia la Fiesta de Januka. Posteriormente, se enciende cada día una luminaria hasta llegar a las ocho luminarias (ocho días). La luz central es figura de Jesús (Yeshua): La Luz Verdadera que alumbra a todo hombre que vendría a este mundo engendrado en Miryam... mientras que en Israel se celebra la Fiesta de las Luces (Januka o Dedicación). En Dios no hay casualidades, todo tiene una razón de ser.

Leamos ahora en Juan 10:22: “Celebrábase en Jerusalem la Fiesta de la Dedicación. Era invierno, y Jesús andaba en el templo por el pórtico de Salomón.” Jesús (Yeshua) era judío, por lo que respetaba las fiestas ordenadas por Dios a Su Pueblo. En una ocasión estando en el templo, él declaró: “YO SOY LA LUZ DEL MUNDO; EL QUE ME SIGUE NO ANDARÁ EN TINIEBLAS SINO QUE TENDRÁ LA LUZ DE LA VIDA” Leemos en Hechos 20:!6 que el apóstol Pablo (Rav Shaúl) se apresuraba para ir a festejar la Fiesta de Dios.

NACIMIENTO DE JESUS
Habiendo comprobado que María (Myriam) concibió a Jesús (Yeshúa) durante un día del mes de diciembre, podremos ver que nueve meses después nació Jesús (quiere decir, entre finales de septiembre o principios de octubre).



Durante este tiempo se celebra en Israel y en cualquier hogar donde vivan los judíos alrededor del mundo, la fiesta de los Tabernáculos, también conocida como Fiesta de Sukot (o Cabañas), o Fiesta de Nuestro Gozo. El historiador judío Josefo, declara que la persona que no ha estado en Jerusalem durante la Fiesta de Sukot, no sabe lo que es el gozo. Esto nos da una clave para entender las palabras del ángel a los pastores porque es un hebraísmo: “No temáis, porque os traigo buenas nuevas de GRAN GOZO”, porque será para todo el pueblo, que os ha nacido hoy en la ciudad de David (Belén) un Salvador, que es Jesús (Yeshua) el mesías”; Enseñándonos así que fue durante la Fiesta de Sukot que Jesús nació. La Biblia narra que había pastores en la misma región (Belén) que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño, cuando recibieron la visitación del ángel con la noticia del nacimiento del Salvador. Se nos ha enseñado, erróneamente, durante mucho tiempo, que los pastores de Israel acostumbraban sacar a sus ovejas por la noche durante el mes de diciembre. Esto nunca pudo haber sucedido ya que en el mes de diciembre tiene lugar la estación de invierno.

Estos pastores judíos cuidaban a las ovejas sin mancha ni arruga, porque sabían que serían las escogidas para ver sacrificadas en el templo, en Jerusalem. Aunque ellos no dejaron de asustarse con la visitación angélica, creyeron al mensaje de Dios dado por el ángel del Señor, ya que como todo judío de esa época, esperaban la venida del Mesías. La noticia fue dada a los pastores y no a los Sacerdotes que eran la autoridad de ese entonces, porque en la Fiesta de Sukot, la figura del pastor es el centro de la celebración de cada una de las noches de esa fiesta, durante la cual vino a nacer El Pastor de los pastores: Jesús el Mesías. Vemos pues, nuevamente, que no hay casualidades en Dios. En el evangelio de Juan 1:14, encontramos una clave más y muy clara acerca del nacimiento de Jesús, Leamos: “Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros ...” La palabra “Habitó” en griego significa: “Hacer tabernáculo”. “Tabernáculo” en hebreo es: Sukot.

Esto nos demuestra que el tiempo cuando Jesús nació fue durante la Fiesta de Sukot, en Belén de la tierra de Judá, no eres la más pequeña entre los príncipes de Judá; porque de ti saldrá un guiador que apacentará a mi pueblo Israel”.

Finalmente, leamos en Lucas 2:7 “Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un -PESEBRE- en hebreo es: Suka o Cabaña, porque no había lugar para ellos en el mesón”. El Mesías no nació en un establo común y corriente. Todo Belén y Jerusalem estaba lleno de gente por el empadronamiento ordenado por las autoridades y por la Fiesta de los Tabernáculos o Sukot y no habiendo donde hospedarse, Miryam entra en una Suka o Cabaña judía para dar a luz a su hijo. La suká es una cabaña o enramada sencilla, humilde, donde las familias judías se reúnen en esos días para recordar que están de paso en este mundo. Allí leen “La Torah”, oran y comparten los alimentos con la familia. Jesús nació no en un tiempo cualquiera, sino en un tiempo profético.

Si nos volvemos a las Escrituras, a las raíces hebreas, ellas mismas con el auxilio del Espíritu Santo (Ruaj Ha-Kodesh) nos hará entrar en la riqueza de la revelación de la identidad del Mesías (Yeshua Ha Mashíaj). Aunque nos cueste comprender, siempre podemos experimentar Su amor y paciencia, para que vayamos creciendo en Su conocimiento, anhelando conocer la verdad dejando atrás las mentiras heredadas. El profeta Oseas 4:6 nos advierte a este respecto: “Mi pueblo fue destruido por falta de conocimiento...”

Dejemos pues, que Jesús con Su Luz que alumbra a todo hombre, nos ilumine y nos guíe.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada